Contaminación ambiental y sus efectos

Contaminación ambiental: así afecta la salud de nuestro cuerpo.

La insalubridad del medioambiente, como la polución del aire, del suelo y del agua, y la exposición a substancias químicas o a los rayos ultravioletas, provocan anualmente 12,6 millones de muertes, según dos nuevos estudios publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el primer informe la conclusión principal es que un 23 % de la mortalidad mundial se puede atribuir a causas ambientales: 12,6 millones de muertos, la mayoría de los cuales podría evitarse.
De los 12,6 millones, 8,2 millones de personas mueren anualmente de causas relacionadas con la contaminación del aire (interior y exterior), incluido el tabaquismo pasivo.
“Si los países no toman medidas para que las poblaciones vivan y trabajen en un ambiente sano, millones de personas seguirán enfermando y muriendo prematuramente”, dijo en rueda de prensa María Neira, directora de Salud y Medio Ambiente de la OMS.
El informe recoge que a nivel mundial 1,7 millones de niños menores de cinco años mueren por las mismas razones: las condiciones insalubres del entorno, tales como la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, la exposición al humo de tabaco ajeno, la insalubridad del agua, la falta de saneamiento y la higiene inadecuada.
Cifras funestas. Los informes coinciden en que el grupo más vulnerable a morir por razones que guardan relación con el medioambiente son los menores de cinco y lo ha explicado en números.

  1. 570,000 niños fallecen como consecuencia de infecciones respiratorias (entre ellas las neumonías) causadas por la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior y la exposición al humo de tabaco ajeno.
  2. 361,000 niños menores de cinco años fallecen a causa de enfermedades diarreicas debidas al acceso insuficiente a agua salubre, saneamiento e higiene.
  3. 270 000 niños fallecen en el transcurso del primer mes posterior al parto por diversas causas (entre ellas la prematuridad) que podrían prevenirse proporcionando acceso a agua potable y a instalaciones de saneamiento e higiene en los centros de salud, y reduciendo la contaminación del aire.
  4. 200,000 defunciones por paludismo de niños menores de cinco años podrían evitarse actuando sobre el medioambiente, por ejemplo, reduciendo el número de criaderos de mosquitos o cubriendo los depósitos de agua.

La OMS estima que “una mejor gestión del medioambiente” permitiría salvar la vida a 1,7 millones de niños menores de 5 años anualmente y de 4,9 millones de personas con edades entre los 50 y los 75 años.